Las Propiedades Medicinales de El Cempasúchil

Originaria de nuestro país, es la “flor de los muertos”. Además de ser una planta de ornato en estas fechas, también posee propiedades curativas.

La flor de Cempasúchil, recomienda para dolor de estómago, parásitos intestinales, empacho, diarrea, cólicos, afecciones hepáticas, bilis, vómito, indigestión, dolor de muelas, lavados intestinales y para expulsar gases. Sus formas de uso son en baños, untada, en fomentos o inhalada, a veces mezclada con otras plantas.

Se dice, además, que sirve para enfermedades de tipo respiratorio como tos, fiebre, gripe y bronquitis.

Es una flor que pertenece a la familia de las compuestas, de color amarillo, sabor amargo y olor característico.

Los pigmentos del Cempásuchil se deben a la presencia de carotenoides, de los cuales el principal es la luteína, que se asocia con la prevención del desarrollo de enfermedades oculares propias de la edad como cataratas y conviene incluir en la dieta alimentos que contengan este colorante natural en lugar de colorantes artificiales.

Para el susto o el espanto se prepara un cocimiento de las ramas en un litro de agua y se bebe una taza tres veces al día.

Para extraer el frío del cuerpo, además de beber la decocción, esta se aplica en paños calientes sobre la zona afectada.

La flor de muerto es comestible y puede ser usada en ensaladas y postres, entre muchos otros platillos. De los más conocidos están las tortitas de cempasúchil que son deliciosas.

Desde épocas prehispánicas es una tradición que esta planta de flor amarilla, se utilice como parte de la ofrenda del día de muertos. Se llevan estas flores al panteón y también adornan las hermosas y ricas ofrendas que se ponen en las casas junto con alimentos, pues se tiene la creencia de que su color encendido iluminará el camino de las almas que vienen a visitarnos los primeros días de noviembre.