Propiedades de La Jícama.

La jícama no es una fruta, es un gran alimento para aquellos que están a dieta. Se puede preparar con limón, sal y chile para un tentempié nutritivo y llenador.

La Jícama es un vegetal que pertenece a la misma familia que la papa, se puede comer cruda o cocinada y tiene un sabor similar a la manzana o pera.

Es nutritiva, contiene muy pocas calorías, nada de grasa y mucha fibra. Llenadora, porque la fibra y agua nos da la sensación de estar satisfecho. Tres pedazos de jícama, de 6 gramos cada uno, equivalen a 4 calorías.

La jícama es una excelente alternativa para quienes siguen una dieta en carbohidratos y puede tomarse a cualquier hora del día.

El jugo de jícama es una excelente fuente en calcio y fósforo, esta se puede combinar con ensaladas y es estupenda para quienes padecen de hemorroides.

También es una buena fuente de potasio, un mineral esencial para mantener el balance de agua en nuestro cuerpo.

• La jícama actúa como un poderoso antioxidante y anti-inflamatorio al calmar los síntomas del asma.
• Efectivo antidiabético, por su activa potencia hipoglicemica para reducir el nivel de azúcar en la sangre.
• Reduce la cantidad de colesterol y triglicéridos (contra la arteriosclerosis).
• Favorece el desarrollo de la bifidobacterias y del bacillus subtilis en el colon.
• Evita el crecimiento de los microorganismos putrefactivos que tienden a provocar diarreas.
• Puede corregir desordenes estomacales bastante comunes como acidez, indigestiones trastornos gástricos.
• Mejora la asimilación del calcio.
• Estimula la síntesis de vitaminas del complejo B.
• Aporta bajo contenido calórico.
• Control del estreñimiento, aumento de la excreción.
• Fortalece la respuesta del sistema inmunológico.
• Previene infecciones gastrointestinales.