Uso Medicinal de la Manzanilla

La manzanilla o camomila es una planta silvestre de la cual existen tres tipos. La común y la romana son de pequeñas flores blancas con centro amarillo parecidas a una margarita muy pequeña, aromáticas y utilizadas en la medicina y la perfumería y suelen aparecer en primavera, pero existe una tercera poco conocida llamada manzanilla hedionda que es utilizada como componente en venenos para fumigaciones.

Desde el siglo XVIII ya sus propiedades medicinales eran reconocidas y apreciadas. Su aceite esencial es usado por numerosas industrias de cosméticos y perfumería, este mismo se emplea en la medicina natural en preparaciones relacionadas con la Aromaterapia.
Para aprovechar las propiedades de esta planta se recomienda el consumo fresco en forma de té caliente con 10 gramos de flores por cada litro de agua, pudiendo endulzarla en su momento con miel. En caso de dolores de estómago y cólicos menstruales se recomienda beber una taza de té y poner fomentos del mismo sobre el vientre.
Tomar una taza de té funciona como también como ansiolítico.

En las siguiente situaciones, el té de manzanilla puede ser de gran ayuda
Asma: mezclar la manzanilla con hierbabuena en porciones iguales y tomarla durante los accesos asmáticos.
Cabello: para realzar el color dorado del pelo de los niños.
Cicatrizante: poner un fomento de manzanilla en las áreas afectadas sirve como relajante.
Gripe y catarro: inhalaciones del vapor de la infusión para despejar las vías aéreas.

Se aconseja comprobar el grado de sensibilidad que se tiene a esta planta, pero lo que más te aconsejamos es que disfrutes tu té de manzanilla y te relajes.